1973-1978: Cuatro décadas en un suspiro

La Trinca le dedicó una canción. Hubo quien habló de dedicarle una calle en Barcelona y en la España de la época se le dedicó odio y admiración por igual. En Sarrià, el día de su primer derbi, parte de la afición del Espanyol  le recibió con aplausos y quizá en ese insignificante detalle pueda explicarse que en la Catalunya que vivía los últimos tiempos del franquismo Johan Cruyff fuera un personaje fuera de lo común.

Cuando el fútbol sí era de la gente y a través de él se expresaba el sentir de la ciudadania, ya fuera en Barcelona, en Sevilla o en San Sebastián, la llegada del ídolo holandés vino a significar una catapulta al peso social que significaba. ‘Es nuestra imagen. Ganamos a través de él. Nos escuchan por él’ dijo un día el malogrado Manel González, un personaje apartado de los focos que trabajaba en el club como delegado del primer equipo y que viajaba a todos los campos. Y que constató, en primera persona, lo que significó Johan.

portada copyEl Cruyff futbolista no llenó las vitrinas del Barça pero sí aunó a su alrededor a una afición fiel, que con él recuperó la autoestima y se sintió representada a través de un fútbol especial. El acrobático gol al Atlético de Madrid, la eliminación a manos del Leeds United, el 0-5, el caso Weisweiler, Liverpool, Feyenoord, PSV, Burgos, Salamanca, Las Palmas, Marcial, Neeskens, Camacho, Caszely. Y Rexach, claro, su inseparable Charly

Los cinco años de Johan en el Barça fueron tiempos de cambio en España. La muerte del dictador, la democracia, el regreso de Tarradellas, las senyeras en el Camp Nou, las protestas… Un periodo explosivo que visto con el paso de los años es imposible no ligar a su fútbol, exento de títulos pero que provocó admiración y envidia a partes iguales por el ascendente que consiguió y el legado que dejó a su marcha.

La obra maestra de Johan Cruyff se escribe a partir del Dream Team. Se comprende gracias a un motín que acorraló a un presidente que le reclutó como medida desesperada diez años después de su marcha. Pero aquel regreso, en el fondo, en aquel momento, descubría que aquel tipo era, como sigue siendo, especial para el barcelonismo.

Lo que logró como entrenador y lo que significó y significa como entorno no se podría explicar sin entender o al menos observar lo que fue antes como jugador. La historia comenzó un 28 de octubre de 1973, hace 40 años, con el Granada de Joseíto enfrente. A las cinco de la tarde, el Barça marchaba 14º en la clasificación, con apenas dos victorias en siete jornadas, solo dos puntos por encima del colista Sporting y muchas dudas entre una hinchada desesperada con un equipo derrotado en Elche, Vigo y San Sebastián, eliminado por el Niza en la Copa de la UEFA y que en el Camp Nou apenas si había goleado al Espanyol y no había pasado del 0-0 frente al Real Madrid.

Pero apareció Cruyff y su brillantez iluminó el firmamento barcelonista. Ese 28 de octubre el Barça aplastó (4-0) al Granada con dos goles del holandés y enlazó 17 victorias y cinco empates en 22 partidos que desembocaron el siete de abril de 1974 en la conquista del título con cinco jornadas de antelación.

Acaso el personaje más importante de la historia moderna del club y a la altura de Samitier o Kubala en los 114 años de existencia del Barça, Johan Cruyff no dejó al marcharse en 1978 una maravillosa colección de títulos pero su nombre permanece en el imaginario de un fútbol cada día más lejano en el tiempo a la vez que permanentemente presente.

El tipo que se rebeló contra su club por pretender arrancar unos dólares más del Real Madrid en el verano de 1973 comenzó su reinado azulgrana hace cuatro décadas. Un mundo. Un suspiro. Una eternidad de sensaciones.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Cruyff habla y sube el pan - am14 - am14

Leave a comment

Your email address will not be published.




10 + 16 =