Sherpas, compañeros de viaje de altura

Los Sherpas, nombre que proviene de la unión de dos palabras en tibetano: shar, este y pa, gente, son pobladores de las regiones montañosas del Himalaya. Oriundos del Tíbet independiente, hace más de 500 años se refugiaron en la cordillera de los himalayas para vivir de la agricultura –cultivo de cereales y patata– y la ganadería –cría de yaks–.

La cordillera del Himalaya tiene una longitud de 2.600 kilómetros y recorre los países de Bhutan, China, Nepal e India. Su nombre proviene de la unión de dos palabras Hima que significa nieve y Alaya, morada, lugar. Es la cordillera más alta de la Tierra, con nueve de las catorce montañas de más de 8.000 metros de altura, incluyendo el Everest (8.848 m), el techo del planeta. El resto de ochomiles de la cordillera son: Kanchenjunga (8.586 m), Lhotse (8.501 m), Makalu (8.462 m), Cho Oyu (8.201 m), Dhaulagiri (8.167 m), Manaslu (8.163 m), Annapurna (8.091 m) y Shisha Pangma (8.027 m).

sherpas-nic3b1o

La mayoría de los sherpas –unos 150.000– viven en la región oriental de Nepal, en Solu, Khumbu, Niagara y Parak. También en el oeste, en el Valle de Rolwaling, al norte de Katmandú. En este valle es donde existe la creencia que habita el yeti, el abominable hombre de las nieves, cuyas supuestas huellas fueron fotografiadas por el himalayista británico Eric Earle Shipton en 1951 durante su exploración del Melung La. El poblado sherpa más antiguo de Nepal se encuentra en Pangboche y fue establecido hace más de 300 años. También se pueden encontrar miembros de esta etnia en China y en mayor número en la India, dónde viven más de 20.000 sherpas, sobretodo en el distrito de Darjeeling y en menor medida en Sikkim y Arunachal Pradesh.

Precisamente de Darjeeling es de dónde provienen los primeros casos de porteadores, aunque no fue hasta principios del siglo XX cuando los alpinistas europeos descubrieron en esta etnia a sus acompañantes en sus grandes desafíos en altitud y falta de oxigeno. El científico y alpinista escocés Alexander Mitchell Kellas, uno de los montañeros pioneros en el Himalaya, fue el primer europeo en reconocer los talentos naturales en la montaña de los nativos del Himalaya. Sin pensárselo, decidió cambiar sus porteadores suizos por sherpas ya que, según él, estos eran “realmente fuertes, de un trato muy amigable y desde que son budistas no hay ningún problema en comer todo tipo de comida. A su favor también podemos encontrar que viven diariamente por encima de la máxima altitud que puedes encontrar en las montañas europeas“.

El empleo de sherpas permite a los alpinistas ir ligeros de equipaje y ocuparse de la logística del ascenso y descenso. Estos porteadores cargan con todo el material necesario para realizar la ascensión y también con el de la estancia, que en muchos casos pasaba de muchos días a varios meses. En la espalda los sherpas cargan con las tiendas, comida, gas, ropa para diferentes temperaturas, sacos, botellas de oxígeno… además de ser los encargados de montar las tiendas y una vez realizado el ascenso desmontar los diferentes campos utilizados.

Kellas realizó, entre 1907 y 1921, año de su muerte en el pueblo tibetano de Kampa Dzong, las primeras ascensiones al Pauhunri (7.128 m), Langpo (6.950 m), Kangchenjhau (6.920 m), Chomoyummo (6.829m) y Sentinel Peak (6.470 m), entre otras, asistido solamente por porteadores sherpas. En 1921 realizó la primera expedición de reconocimiento al Everest acompañado por Henry T. Morshead. Durante esta expedición se realizaron las primeras pruebas rigurosas del valor de oxígeno suplementario para realizar la escalada a gran altura. De este estudio se aprovechó Morshead, un año después, para realizar una ascensión hasta los 7.650 metros de altura junto a George Mallory, Howard Somervell y Edward Norton. Esta ascensión se realizó también utilizando porteadores sherpas.

Dos años más tarde, Mallory, junto al también escalador inglés, Andrew Irvine perdían la vida en el tercer intento de conquistar el techo del planeta. Las últimas noticias de ambos escaladores con vida les situaba en el Campo VI situado a 8.230 metros después de que los sherpas descendieran al campo base avisando del ataque inminente a la cumbre. Por aquel entonces, la fama de estos porteadores en altitud había transcendido a todas las expediciones que se acercaban al Himalaya a hacer realidad sus sueños de ser el primer ser humano en superar los 8.000 metros de altitud. En muchos casos, los sherpas habían pasado de ser simples porteadores para ser auténticos compañeros de escalada, aunque en la mayoría de los casos la cumbre estaba reservada al extranjero. Los sherpas tenían fuertes creencias religiosas y para ellos, pisar la cima de una montaña, era profanar la morada del dios que la habitaba.

El 29 de mayo de 1953 a las 13:30 horas, el alpinista neozelandés, Edmund Hillary, acompañado por el sherpa originario de un pequeño pueblo llamado Moyey, cerca de Yueba, región del Tíbet a los pies del Everest, Tenzing Norgay, pisaron y se fotografiaron por primera vez en la cumbre del Everest. No podía ser de otra manera, un alpinista extranjero acompañado de un sherpa había conseguido llegar al punto más alto de la Tierra. Dos maneras de ver y entender el himalayismo habían conseguido unirse en una cordada que pasaría a la historia.

sherpas porters

Paralelamente siempre han existido alpinistas que han llegado al Himalaya por su cuenta y no echan mano de porteadores. Ellos mismos cargan con su material, que en este caso se limita a una tienda por expedición. En la actualidad, a las expediciones de alpinistas profesionales con grandes presupuestos y montañeros con bolsillos más ajustados se han unido las grandes expediciones comerciales, capaces de llevar a clientes con poca o ninguna experiencia en alpinismo hasta la cumbre del Everest. Eso hace que la montaña se haya superpoblado y que muchos alpinistas tengan que hacer cola para poder pasar por los estrechos corredores del Everest.

A los himalayistas, además, se les han unido otro tipo de expediciones menores que en muchos casos se limitan a realizar un trekking con ascensiones de relativa poca altitud como el Island Peak (Imja Tse), una montaña 6.189 metros de altura que en el pasado había servido como aclimatación para las ascensiones de sus vecinos Everest y Lhotse, con alguna visita fugaz a su campo base que se ha convertido en un camping en plena temporada alta.

La comunidad sherpa ha encontrado aquí su fuente económica más rentable. Cultivar la tierra y tener granjas de yaks ya no es la fuente principal de las familias de esta etnia. Al menos un miembro de cada familia se dedica a realizar los portes o a dirigir una visita guiada a los turistas o alpinistas extranjeros.

Una de estas empresas, Seven Summit Treks, la dirige Mingma Sherpa, el primer nepalés en conquistar los catorce ochomiles cuando en 2011 llegó a la cima del Kanchanjunga. En esta empresa también trabaja su hermano Chhang Dawa Sherpa, que en 2013 holló el Shisha Pangma completando las catorce montañas más altas de la tierra y con ello se convirtieron en los primeros y únicos hermanos en completar dicho hito.

En este espectacular documental podéis ver el ascenso al K2 de una expedición dirigida por Chhang Dawa de Seven Summit Treks junto al alpinista catalán Òscar Cadiach:

Cámaras: Tunç Fındık y Azim Gheichisaz
Director: Mehmet Erman Türkgeldi
Líder de expedición: Chhang Dawa Sherpa

Fotos: National Geographic (portada y madre con niño), Javier Camacho Gimeno (niño sherpa), Flickr (porteadores)

Be the first to comment on "Sherpas, compañeros de viaje de altura"

Leave a comment

Your email address will not be published.




diecisiete − 12 =