dos × 2 =

4 × 4 =

Para buscar la última derrota del Barça en el Camp Nou ante el Real Valladolid hemos de remontarnos a la temporada 97/98. Por aquel entonces una de las referencias del equipo vallisoletano era un ya veterano Eusebio Sacristán, ex-jugador azulgrana y hoy en día entrenador del Barça B. Precisamente él se encargó de abrir el marcador con un golazo de falta que no pudo atajar el holandés Ruud Hesp. “Me salió no celebrarlo. Mi respeto a la afición siempre ha sido muy grande”, manifestó el de Pucela. Peternac marcó el segundo para los albivioletas en magistral jugada personal. El Barça se lanzó desesperado al ataque, haciendo ‘internacional’ al guardameta César, quien resistió el asedio al que fue sometido, sobretodo por parte de Vítor Borba ‘Rivaldo’, Luis Enrique, Luis Figo y Óscar García. Pero fue el ‘macanudo’ Pizzi, que entró a la hora de partido, quien marcó en las postrimerías del encuentro el gol del honor para los azulgranas.

Pese a la derrota, el Barça, de la mano del recién llegado Louis Van Gaal, se proclamaría campeón de liga a falta de tres jornadas en aquella compleja temporada de transición. Ronaldo, unos de los mejores jugadores que jamás hayan pisado el césped del Camp Nou, había dejado en depresión a la afición, tras fugarse al Inter de Milán por 4.000 millones de pesetas. Pero tras un inicio irregular, y con un efectivo Rivaldo como nueva estrella, el equipo se repuso y pudo celebrar tres títulos: Súpercopa de Europa, Copa y la anhelada Liga, gracias a ganarle al Real Madrid por 3-0 en un encuentro determinante para dirimir el campeón.