cinco − uno =

tres × 1 =

El nacimiento de Ciro, el tercer hijo de Leo Messi, dejó a la estrella del Barça fuera de su cita liguera en Málaga. Sin él, el equipo sacó adelante el duelo ante el colista de un modo solvente y sin demasiados problemas. Su regreso está previsto este miércoles en el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Champions League ante el Chelsea, donde tendrá la oportunidad de cumplir algo que se ha convertido en poco menos que una tradición: dedicar un gol a su hijo recién nacido. Y es que Messi ha visto puerta después de la llegada de cada uno de ellos.

Glasgow para Thiago Messi, Calderón para Mateo

Thiago Messi nació el 3 de noviembre de 2012. Cuatro días más tarde, el Barça disputaba un encuentro de la fase de grupos de la Liga de Campeones en Glasgow ante el Celtic. En Celtic Park, el equipo de Tito Vilanova buscaba certificar su clasificación para los octavos de final de la competición, algo que debió aplazar hasta la siguiente jornada tras perder el partido por 2 goles a 1. Wanyama (en el minuto 21) y Watt (83’) decantaron el encuentro del lado escocés, mientras Messi, ya en el descuento, anotaba el único tanto azulgrana. Dedicatoria para Thiago, sabor amargo por la derrota. “Bueno, el gol no sirvió para ganar pero quedan muchos otros partidos para poderle dedicarle”, afirmó el argentino.

Mateo Messi vino al mundo el 11 de septiembre de 2015, justo la víspera de que el Barça de Luis Enrique visitara el Vicente Calderón para enfrentarse al Atlético de Madrid. El técnico asturiano decidió dar descanso de inicio a Leo Messi y darle únicamente los últimos treinta minutos de partido. Antes de eso, la tónica del duelo era la igualdad, rota por Fernando Torres para anotar el 1-0 y restablecida por Neymar con un fantástico lanzamiento de falta, todo en apenas tres minutos.

La salida de Messi al terreno de juego lo cambió todo. Atemorizó a los rivales, dominó el juego como solo él sabe hacerlo y logró que el césped se inclinara hacia la portería de Oblak. Solo 17 minutos después de saltar al terreno de juego, Messi aprovechaba con el exterior una dejada de Luis Suárez para batir por encima al portero esloveno. Mateo Messi, como antes su hermano Thiago, tuvo su gol dedicado en el primer encuentro que jugó su padre desde su nacimiento.

¿Tendrá también Ciro Messi su gol este miércoles?