Los tres másteres de Piqué

Antes de que Nightmare quitara la espoleta de la bomba de relojería que iba a poner patas arriba el barcelonismo en este verano abrasador, se conoció la participación de Gerard Piqué en un máster a celebrar en Harvard. En concreto, el ‘Business of Entertainment, Media, and Sports‘ (El negocio del entretenimiento, los medios de comunicación y el deporte).

Gerard Piqué, a quien venero desde la cabecera de mi twitter, ya dejó clara su intención de crear un medio de comunicación “diferente,veraz,auténtico y de los jugadores”.  Lo hizo porque estaba harto de la manipulación que determinados medios hacen, inventando noticias a partir de una foto robada por un paparazzi en cualquiera que sea el contexto, según explica enotroscuantostweets .

Piqué, recordemos, ya había realizado sus pinitos poniendo de moda el uso del Periscope, donde daba su unipersonal rueda de prensa tras cada partido. Visto el impacto que esto tuvo, no es de extrañar que quisiera profundizar en el campo. De todos es sabido el alma de delantero que encierra ese corpachón de defensa en una mente inquieta y privilegiada.

El segundo máster de Piqué, le llegó abruptamente y sin saber que se había “matriculatto”.

Excepción hecha de ±25000 socis, está ampliamente aceptado que Piqué es el presidente de facto del club y fuera del campo, quizá su imagen mejor valorada. Su papel de e-procurer en el nuevo contrato publicitario con Rakuten ha sido más que determinante para empezar a soltar amarras con Qatar.

Pues bien, si ese fue el principio del fin del Barça con Qatar, fue su compañero de reparto en el famoso “Se queda” quien le dio matarile al asunto. El bombazo de optimismo que quiso trasladar Gerard a la afición blaugrana duró escasas horas y él quedó con el culo al aire por no calcular el alcance de su percepción optimista.

Nada que objetar, pues como se comienza a ver, los Neymar han ido jugando con dos barajas durante bastante más de “dos días”.

Con el probable toque de atención del propio Neymar, Piqué se vio obligado a hacer un rápido desmentido, recibiendo con ello la lección más importante.

Si nos atenemos a ese 5º tweet, seguro que será difícil y doloroso de olvidar para Gerard que alguien le dejara tan expuesto como lo hizo Neymar. Piqué a esta hora ya habrá aprendido en quién confiar y en quién no. Si lo enlaza con su experiencia en partidas de póker, sabrá además  quién va de farol y quién es carne de cañón de cara a negociar futuros contratos.

Realizar ese máster en e-Management de Personas y Equipos en el que se aprenda a reclutar y fidelizar el talento provinente del outsourcing, le hubiera llevado quizá otra semana, y más de una vida perfeccionarlo. Sin embargo, la cobra en diferido que le hizo el ya jugador que busca “otros desafíos”, lo puso en órbita en un visto y no visto. Esas clases magistrales dejan huella para toda la vida, créanme.

Se preguntarán cuál es entonces el tercer máster de Piqué. Pues es bien fácil: consiste en hacer justamente lo contrario de lo que está haciendo esta directiva durante los años en los que se ha dedicado a ir malversando a manos llenas el patrimonio deportivo que heredó. Sólo con que acierte a no dar los bandazos que se están dando en la dirección deportiva, volviendo atrás del famoso tridente a una filosofía de equipo implantada durante 2 décadas  ya estaba. Tendría medio máster hecho. El resto, buscar el patrocinio adecuado y escuchar los ladridos al otro lado.

El avezado lector habrá notado que sibilinamente estoy hablando de ‘valors‘, pero quería que comprobaran mi habilidad para sortear el desafortunado slogan de la gira americana, cuando desde el día 0, justamente se ha hecho todo lo posible para que no quedara huella del style en que we trust.

Sea como sea, a la vista de la deriva que nos ha traído hasta aquí, uno se empieza a preguntar si no sería ya hora de ir reciclando la Masía y transmitir ese know-how en sucesivos campus de verano en los que no sólo se impartan lecciones a futbolistas con el típico perfil de ‘4’,’6′,’8” y ’10’, sino añadir en este caso el perfil de un ‘3’ que garantice una adecuada dirección deportiva o presidencia en un futuro que sepa entender el fútbol y el Barça desde su base y lejos del mundanal ruído de sables entre familias culés.

 

Nota final: Si Vd. querido lector, piensa que esto es un alegato a favor de otra juntas directivas anteriores o futuras, está equivocado. En todo caso es una crítica a la actual.

Be the first to comment on "Los tres másteres de Piqué"

Deja un comentario