quince + 10 =

tres × cuatro =

Mauricio Pellegrino fue cesado como entrenador del Southampton este lunes, dos días después de que su equipo fuera goleado (3-0) por el Newcastle y se quedase apenas un punto y un punto por encima del descenso. El presidente del club, Ralph Krueger, acabó cediendo a la opinión de Les Reed, vicepresidente y director deportivo que llevaba ya semanas persiguiendo el despido del técnico argentino.

Fichado en junio de 2017 y tras completar una excelente temporada al frente de un Alavés al que llevó a la novena posición final en la Liga española y a la final de la Copa del Rey que perdió ante el Barça, Pellegrino apuntaba a su llegada a los Saints a convertirse en un nuevo Pochettino, quien entre enero de 2013 y mayo de 2014 les convirtió en una de las sensaciones futbolísticas de la Premier, aumentando más si cabe la exigencia con la fenomenal labor de Ronald Koeman.

Una sola victoria en 17 jornadas, sumando apenas 12 puntos de los 51 en juego, fue una losa demasiado pesada para un equipo que no conocía el triunfo en St. Mary’s desde el 26 de noviembre y que había convertido cada partido como local en un suplicio, derrumbado por las protestas de una hinchada que, de hecho, nunca confío en Pellegrino.

La sombra de Ronald Koeman, al mando de quien el Southampton llegó a clasificarse en sexta posición en la temporada 2015-16, siempre fue una pesada losa para el técnico argentino, cuyos planteamientos fueron mal recibidos desde la grada, que aguantó los primeros meses y empezó a reclamar su despido a mediados de diciembre, cuando tras ser goleado por el Leicester (1-4) se desmoronó en una caída libre en la cual sigue inmerso.

El portugués Marco Silva, sin equipo tras ser cesado por el Watford el 21 de enero y que ya estuvo en la órbita del Southampton como alternativa a Pellegrino, apunta como candidato a hacerse cargo del equipo, que el domingo visitará al Wigan (verdugo del Manchester City) en los cuartos de final de la FA Cup y tiene una recta final de Premier para temblar. Otros nombres que suenan para el banquillo de los Saints son Mark Hughes o el exentrenador del West Ham United, Slaven Bilić,

Y es que más allá de enfrentarse a Arsenal, Chelsea, Everton o Manchester City, los Saints deben visitar a Swansea y West Ham, tan desesperados como ellos por escapar de un descenso al que, de momento, solo parece condenado el West Bromwich Albion.

A Pellegrino se le acabó el tiempo.